Infonoroeste
www.infonoroeste.com.ar
martes 23 de mayo de 2017 - Edición Nº1822
Nota de opinión

La vigencia de Cristina y el espejo retrovisor

25 mar - Escribe Damián Itoiz, ex funcionario municipal y afiliado a la UCR. "En varias notas de opinión advertí con preocupación que la falta de reacción política del Gobierno Nacional era en sí mismo la propia resurrección del Kirchnerismo", planteó inicialmente.

El empecinado fundamentalismo por el largo plazo fue llevando al Gobierno de Cambiemos a la trampa que pensó la mesa chica de la ex presidenta, cuando planearon dejarle a un gobierno de “derecha” una bomba atómica sin desactivar.

“Dejemos que el ajuste lo hagan ellos y volvemos en cuatro años”, puede ser en resumen, el análisis político que los Kirchneristas de paladar negro imaginaron como estrategia cuando la muerte de Néstor congelo la posibilidad de los dieciséis años intercalados que imaginaba el Kirchnerismo. Hegemonía de poder sin tener que dárselo concretamente al delfín del que ellos desconfiaban.

La amistad de Scioli con Clarín y los grupos empresarios fueron las causas principales que hicieron preferir la derrota contra Macri que el éxito de Scioli. No confiaban en el, prefirieron perder e intentar volver , que entregarle el poder a un convexo por naturaleza.

Hay derrotas que son triunfo pensaron y allí fueron. La demagogia y la clase media reaccionaria ante los efectos negativos de la economía de un Presidente oligarca y conservador harían el resto. Y hoy están a punto de conseguir su objetivo.

Si las medidas económicas de este gobierno hubiesen puesto sus metas macroeconómicas a más largo plazo, la sobrevida política de Cambiemos estoy seguro seria otra.

Pero este Gobierno actúa como un chico caprichoso de clase alta que no puede entender que lo que quiere para hoy se le podrá comprar mañana. No maneja la sensibilidad de las imposibilidades y embiste con obcecada inmadurez en las negaciones.

El gobierno de Ceos y Empresarios ve el corto plazo como la demagogia de los gobiernos incapaces y corruptos y no comprende que la vida de la gente común pasa por el confort y el bienestar inmediato. La gente común no tiene acciones en empresas que cotizan en la bolsa y el superávit fiscal es el precio del pan y de la leche.

Nadie quiere un país que viva de prestado. Pero si el equilibrio fiscal a corto plazo es la caída del poder adquisitivo del salario, el largo plazo de los Ceos de las empresa será la desilusión política del pueblo.

Ellos solo pueden pensar el largo plazo, porque no tienen necesidades del día a día, jamás no pudieron llegar a fin de mes, jamás no pagaron las facturas, jamás les congelaron las tarjetas, jamás estuvieron en veraz.

Este Gobierno llego al poder por el cansancio de la gente con el Kirchnerismo , solo de él depende de que la gente no lo extrañe. No se puede gobernar con la táctica del espejo retrovisor, la excusa de la herencia empieza a cansar y la gente se pregunta si fue la herencia o son los herederos.

Si en las elecciones de octubre el Kirchnerismo de Cristina, que fue lo peor de la política Argentina de los últimos años reaparece como el Ave Fénix desde las cenizas, solo mostrara el fracaso de Cambiemos.

Este gobierno no puede fracasar, debe entender la vida de una manera real y actuar en consecuencia. El largo plazo para el que no llega a fin de mes es un fin de semana largo. Si el Gobierno no comprende eso será el culpable de la vuelta al pasado y habremos todos perdido otra oportunidad.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias