Infonoroeste
www.infonoroeste.com.ar
martes 22 de agosto de 2017 - Edición Nº1913
Nota de opinión

La trampa en la boleta de gas que no va a permitir el beneficio del ahorro

28 jul - Escribe Concejal Lic. Santiago Aguiar.

Sin dudas una de las más grandes preocupaciones de las familias juninenses por estos días la abultada boleta del Grupo Junín por el consumo de gas natural, que empieza a contemplar los meses más fríos del año. Aunque no es el motivo de esta nota poner el foco en el aumento desmedido del valor del metro cúbico de gas (tarifa) que eleva el importe de las facturas a niveles muy cercanos a lo prohibitivo para un servicio tan esencial como lo es el gas natural especialmente en invierno. Sí es interés destacar como el gobierno nacional a través del Ministerio de Energía y el ENARGAS, no tuvieron piedad ni siquiera con aquellos que modificaron su conducta de consumo atendiendo a los spots oficialistas que los invitaban a apagar hasta el piloto de los artefactos y olvidarse a “andar en remera y en patas” dentro de sus casas.

Para hacer un poco de repaso en la historia reciente de la tarifa de gas y los beneficios que contempla la normativa en el ahorro de consumo, podemos resumir tres momentos claves durante los últimos años. Primero, el aumento de la tarifa durante la última etapa de la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner 2014/2015 contemplaba que quienes ahorraban más de un 20% “respecto del mismo período del año anterior”podrían mantener el subsidio estatal y aquellos que lo hacían entre un 5 y un 20% conservarían solo el 50% de la ayuda. Además se creaba un Registro de Exceptuados con facultades de excepción mucho más amplias que la actual Tarifa Social.

Luego en 2016 y ante la primera temporada invernal del gobierno de Mauricio Macri, la decisión fue ir por la quita total de los subsidios y aplicar un aumento en la tarifa del gas que implicaba aumentos del 2.000% en algunos casos, lo que provocó con la llegada de las primeras boletas la furia masiva de los usuarios y amparos judiciales que lograron frenar semejante avance desmedido. Así, recién para octubre el Ministerio de Energía establece una aplicación gradual del nuevo cuadro tarifario con topes de facturación de 400% “respecto de el mismo período del año anterior” para usuarios residenciales y del 500% para usuarios del Servicio General.

No sin antes excusarse en los considerandos de la Resolución 212 E/16 con el argumento de que el impacto era mayor porque el 2016 había sido un año de menores temperaturas y por ello más consumo. La norma también establecía que aquellos que ahorrasen más de un 15% “respecto del mismo período del año anterior” podrían verse beneficiados con un descuento del 30% del valor de la tarifa.

Claro que este último punto fue muy difícil de lograr en un invierno más crudo que el de 2015 como lo afirmaba el propio ente estatal. De hecho las temperaturas promedio del bimestre Mayo/Junio 2016 fueron unos 3 grados más bajas que en 2015 (ver cuadro aparte).

Hasta ahora nada nuevo, pero la sorpresa aparece en abril este año en la Resolución 74 E/17 del Ministerio de Energía cuando por decisión artera se decide dejar de usar la medida de referencia “mismo período del año anterior” a considerar como bimestre comparativo el de 2015, como se dijo antes, año de temperaturas promedios más altas y menos consumo. Este motivo deja casi sin chances de ahorrar ese 15% en el consumo y obtener la rebaja tarifaria.

De hecho, si cualquier vecino revisa su factura reciente de Grupo Junín va a ver que en términos de metros cúbicos de gas va a haber consumido mucho menos “respecto del mismo período del año anterior” (en algunos casos 50% menos), pero al tomar como referencia 2015 se exime del beneficio y se recategoriza a muchos usuarios, incluso a aquellos que hicieron el esfuerzo de ahorrar gas. En cifras, de haberse mantenido el esquema anterior la mayoría de los vecinos hubiesen obtenido un descuento en el valor de la tarifa del 30%. Sin dudas una muestra más de un gobierno insensible que solo busca la rentabilidad y la eficiencia empresaria por sobre las políticas sociales, cambiando las reglas a su propia conveniencia.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias