martes 21 de agosto de 2018 - Edición Nº2277
Infonoroeste » Nacionales » 18 feb 2018

Cifras alarmantes

La Provincia lidera el ranking de denuncias por grooming en todo el país

El dato surge de una ONG referente a nivel nacional en la problemática, que recibe entre 10 y 12 denuncias mensuales por esta modalidad de acoso infantil que se concreta a través de dispositivos electrónicos.


Por:
Redacción

 

Cuando comenzaron a trabajar en la prevención del grooming y en la contención y el asesoramiento de las víctimas, hace alrededor de 4 años, desde Grooming Argentina contabilizaban un total de 4 denuncias por mes. Ahora el promedio mensual oscila entre las 10 y las 12 y se sabe que esa es apenas la punta del iceberg: “la mayoría de los casos no se denuncian por deconocimiento.

Según una encuesta que hicimos desde la entidad, el 70% de la población no sabe lo que es el grooming, de modo que hoy la prioridad es hacer el problema visible”, le dice a este diario Hernán Navarro, presidente de la ONG, que es referente a nivel nacional en la materia y donde indican que la mayor cantidad de denuncias de casos que reciben corresponden a la Provincia de Buenos Aires y tiene como víctimas a niñas de entre 11 y 14 años.

El grooming es una forma de acoso sexual a menores que se produce a través de Internet. La palabra que lo designa viene del verbo inglés groom, que alude a conductas de “acercamiento o preparación para un fin determinado”.

Así, se habla de grooming cuando un adulto contacta a un menor de edad mediante la red y a través de engaño o manipulación oculta su condición de adulto y logra que el niño o niña realice acciones de índole sexual.

El tema se ubicó en el centro del debate la última semana, cuando un padre porteño se hizo pasar por su hija de 11 años para lograr contactar a un hombre de 29 años que acosaba a la niña por una red social. Mediante ese ardid, el padre fraguó una cita donde golpeó al acosador, al que también denunció. Ahora los dos están procesados, el acosador por el acoso y el padre de la chica por lesiones.

Pero no fue la única razón por la que se debatió el tema la última semana. La otra tuvo alcance internacional y se relacionó con el anuncio del lanzamiento de Messenger Kids, una versión para niños de la aplicación de mensajería de Facebook, que desembarcó en la tienda de apps de Android rodeada de una controversia sobre los riesgos del uso de tecnología digital en los más chicos, que según expertos no están preparados para usar redes sociales, entender de privacidad y de otros peligros, entre ellos el del grooming.

El episodio del padre que se hizo pasar por su hija y terminó golpeando al hombre que acosaba a la niña, generó un fuerte debate al tiempo que el padre de la menor criticó que el acosador haya quedado en libertad.

En ese sentido y según trascendió en el marco de la polémica, el nuevo Código Penal ampliará las penas para el grooming, que en la Argentina es considerado un delito penal desde el año 2013 por la ley 26.904 que prevé una pena de entre 6 meses y cuatro años. Pero como es un delito excarcelable no se aplica en este caso la prisión preventiva.

La posibilidad de que la pena se endurezca no cambiaría muchos las cosas, sugiere Navarro, desde Grooming Argentina: “para que el grooming deje de ser excarcelable se debería elevar antes las penas contempladas hoy para el abuso sexual firme”, indica.

El abogado especializado en nuevas tecnologías Raúl Martínez Fazzalari entiende, con todo, que el endurecimiento de las penas no representaría una solución si antes no se resuelven otras cuestiones, como informar a las familias sobre la existencia de esta modalidad delictiva y promoviendo el diálogo entre padres e hijos.

Para Navarro, además de las leyes, existen muchas unidades fiscales especializadas en este tipo de delitos que cuentan con mecanismos como el “agente revelador”, que es un policía encubierto que investiga este tipo de delitos en las redes.

“Lo cierto es que en el caso conocido la última semana funcionaron todos los resortes de contención del mundo adulto: hubo una hija que le contó a sus padres lo que pasaba y un padre que se comprometió en investigar y denunciar. Pero eso no es lo que pasa normalmente. Al contrario, la mayoría de los casos no se denuncian, porque a los chicos acosados les cuesta hablar de estas cosas con los padres o docentes. Por es necesario que se instale este tema y que forme parte de las comunicaciones familiares”, dice Navarro.

El abogado destaca, a su vez, que hay una “edad crítica” en materia de grooming y es la que se ubica entre los 11 y los 14 años: “es en ese momento en que convergen dos elementos: es el momento en que a los chicos se les compra el primer teléfono inteligente y que coincide con el despertar sexual”, indica Navarro.

Un mito que rodea al mundo del grooming es que las víctimas son solo mujeres. Aunque hay menos, también se registran casos de chicos acosados, dicen en Grooming Argentina, donde también afirman que el acosador típico usa para sus fines perfiles falsos en las redes sociales y donde cuentan con un teléfono (011 15-2481-1722) donde reciben consultas las 24 horas.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias