viernes 21 de septiembre de 2018 - Edición Nº2308
Infonoroeste » Nota de opinión » 3 may 2018

Nota de Opinión

Despidos en Agroindustria: Argentina se está pegando un tiro en los pies con el sector

Por Julián Domínguez


Por:
Julián Domínguez

La creación del ministerio del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación en el año

2009, luego del conflicto por la Resolución 125, fue el resultado de una valorización del Estado al

sector Agroalimentario argentino. En aquel momento, con decisión política el estado argentino se

puso al servicio de nuestros productores e industriales no sólo desde el respaldo institucional a su

trabajo sino con un acompañamiento en el desarrollo y en la búsqueda de nuevos mercados para

nuestros productos.

 

Aquella decisión implicó necesariamente la creación y designación de una estructura orgánica

acorde a los objetivos. Hasta ese momento, la Secretaria de Agricultura dependiente del

Ministerio de Economía de la Nación, contaba con un escaso número de empleados formalizados

y un sinnúmero de agentes vinculados a través de contratos de locación de servicios. Lo que se

hizo en nuestra gestión es formalizar a esos agentes a través del mecanismo de Ley Marco de

empleo público, garantizando derechos elementales de cualquier prestación laboral.

 

La equivocación sustancial que comete el actual Gobierno Nacional es pensar que esos agentes

están al servicio de la política, cuando en realidad, están al servicio del sector Agroindustrial, que

durante años reclamó con justo derecho tener un lugar central en las decisiones estratégicas de

una Nación que debió entender que la producción de alimentos es nuestro mejor recurso.

 

Pero enfoquémonos en el presente, en 2017 pleno mandato del presidente Mauricio Macri, el

SENASA que está sufriendo un brutal ajuste en su planta de profesionales, logró la apertura de 26

nuevos mercados internacionales para 37 agroproductos argentinos. Exportaciones de langostinos

hacia Australia; carne aviar a Canadá; uva fresca, arándanos y arvejas secas a China; bovinos y

bubalinos en pie para reproducción a Egipto; lana ovina a Corea del Sur; semen equino a Japón y

productos de la pesca a Túnez son algunos de ellos.

 

En diciembre del año pasado, la FAO que es la Organización de las Naciones Unidas para la

Alimentación y la Agricultura, destacó a la Siembra Directa, creada en Argentina con un respaldo

fundamental del INTA, como la principal técnica de cultivo para el cuidado del suelo. En estos días,

el propio INTA está enviando una misión de técnicos y científicos a África para explicar allí la

 

Siembra Directa. En estos mismos días los máximos referentes del G-20 del sector que pasaron por

nuestro país, querían saber, preguntaban, sobre la Siembra Directa.

 

Todo esto pasa en tiempos de Macri y Etchevehere, todo esto sucede mientras este Gobierno

toma la decisión política de recortarle asistencia técnica y científica al sector Agroindustrial. En el

mundo nos piden soluciones para la alimentación de todos los habitantes del planeta, mientras

puertas adentro les sacamos a nuestros productores la posibilidad de asistirlos en desarrollo y

conocimiento.

 

Argentina se está pegando un tiro en los pies con el sector Agroindustrial, con ese mismo sector

que se sintió acompañado con profesionales formados en nuestro país y al servicio de nuestro

país, con ese mismo sector que no quiere ver cómo le ponen un techo a sus sueños, sino que

espera de nuestra política un cielo de oportunidades.

 

  • Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación de 2009 a 2011.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias