martes 17 de julio de 2018 - Edición Nº2242
Infonoroeste » Regionales » 13 jul 2018

Sin Fondos

Bibliotecas populares reclaman por cuatro meses de atrasos en subsidios

"El atraso en los pagos es permanente. El Gobierno nunca se pone al día", escribió el presidente de la Federación de Bibliotecas Populares, Luis Zurueta.


 

Las bibliotecas populares de la provincia de Buenos Aires atraviesan una grave crisis como consecuencia del atraso en el pago de cuatro meses de subsidios por parte del Gobierno provincial, por lo que está en riesgo la continuidad de varios establecimientos.

 

"El atraso en los pagos es permanente. El Gobierno nunca se pone al día y eso genera que las bibliotecas reciban intimaciones por parte de la AFIP y se atrasen en las cargas sociales, mientras que también hay puestos de trabajo en riesgo porque esos fondos se utilizan para pagar los salarios de los bibliotecarios", describió a DIB el presidente de la Federación de Bibliotecas Populares, Luis Zurueta, quien lamentó que existe un "enorme desinterés de la clase política" en la problemática de los establecimientos. En tanto, desde el Ministerio de Cultura provincial señalaron a esta agencia que los pagos se destrabarán "esta semana".

 

Zurueta señaló que a raíz de las demoras en los últimos años cerraron unas 70 bibliotecas, de las casi 500 que había en la provincia, y que muchas otras están en riesgo. "Es tal el desinterés del Gobierno que disolvieron la Dirección de Bibliotecas del Ministerio de Cultura", agregó.

 

Con el subsidio de la provincia, las bibliotecas alcanzan a pagar entre el 20% y el 30% del total de los salarios, que en algunos casos se completan con los aportes de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip). "La realidad es que los legisladores que integran las comisiones de Cultura tampoco se han ocupado de la problemática y no han atendido  nuestros reclamos", indicó Zurueta.

 

Asimismo, volvió a pedir por la reglamentación de la ley provincial de bibliotecas (Nº 14.777), que fue aprobada por unanimidad el 16 de octubre de 2015, y que busca reemplazar el antiguo decreto ley 9319-1979, firmado en años de la dictadura cívico-militar. "Se están haciendo los distraídos con la reglamentación, porque llevarla adelante implicaría más recursos para las bibliotecas", sintetizó. Es que uno de los objetivos de la normativa es justamente estructurar un fondo para que el sistema de administración financiera no demore en girar los subsidios.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias