martes 07 de abril de 2020 - Edición Nº2872
Infonoroeste » Regionales » 27 mar 2019

Radicalismo Juninense

Agosti acusó al oficialismo de "timorato" por el rol de la UCR en Cambiemos

Mediante una nota de opinión enviada a INFONOROESTE, el vocal del comité Hipólito Yrigoyen, por la línea interna "Consenso y Unidad", volvió a marcar la distancia que existe con el oficialismo.


 

Escribe Martín Agosti. Vocal Comité UCR Junín, línea  "Consenso y Unidad": 

 

Leyendo atentamente la nota publicada ayer (por INFONOROESTE) , donde se dan a conocer las declaraciones del Vicepresidente del comité Hipólito Yrigoyen de Junín, Juan Pablo Itoiz, me surgieron ganas de aportarle algunas acotaciones a sus descripciones acerca de la realidad de nuestro partido.

 

Tiene razón cuando dice que a los radicales se nos fue la vida compitiendo en la elaboración de bonitos discursos con magníficas ideas y pavoneándonos con la mejor retórica de nuestros hombres. “Basta de cháchara” como decía un viejo dirigente peronista. Tiene razón cuando califica de mirada pequeña o aldeana al rol que ocupa el partido en el gobierno y de cara a la sociedad. Debiera decirlo con todas las letras, la línea dominante de la UCR tiene una posición timorata en sus ambiciones para el partido, que se refleja de manera directa a la hora de gestionar espacios en el gobierno. Y también acierta cuando habla del perjuicio que causan los personalismos.

 

Por último, me gustaría recordarle al dirigente por qué hubo internas en el radicalismo local el año pasado. La respuesta simple y sencilla está en las razones que él mismo esgrime. La dirigencia del partido local no reacciona a la hora de exigir el reconocimiento que la UCR merece traducido en la pertinente representación en el gobierno. Porque después de cuatro años de coalición recién están pidiendo “que al menos dentro de los próximos concejales haya uno de nuestro partido”.

 

Y agrego, porque Petrecca jamás los invitó a participar de la mesa chica. Y porque los dirigentes que ganaron la interna del partido en Junín –apapachados entre siete líneas- están cómodamente apoltronados en espacios estratégicos percibiendo más que dignas remuneraciones y desconocen la realidad del territorio.

 

Ya es hora de que se den cuenta que el votante no es más el de los tiempos de Alem, Yrigoyen o del propio Moisés Lebensohn. El que rendía pleitesía a familias de abolengo cuyos apellidos están hoy devaluados por su mismo accionar.

 

Las líneas que representamos las minorías asumimos la responsabilidad de aggiornarnos y tenemos el coraje de enfrentar la realidad pensando en la gente. En esa gente que solo quiere vivir dignamente. Que rechaza la corrupción, pero que tampoco quiere ser representada por dirigentes que, abrumados por los escrúpulos, los llevan a actitudes paralizantes, mezquinas e insensibles.

 

Los titulares del Comité Yrigoyen deberían tener más cuidado en su decir y hacer, no sea cosa que se estén echando tierra encima.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias