domingo 27 de septiembre de 2020 - Edición Nº3045
Infonoroeste » Regionales » 10 abr 2019

Lincoln/Carnaval 2019

Concejal del PJ criticó al municipio por "desprolijidad" y "falta de transparencia"

Mediante una nota de opinión, Mariela Roldán, edil peronista, se refirió a las situaciones de .


 

El Concejo Deliberante no puede hacer la vista gorda frente a un episodio que, por estas horas, hace acreedor al actual gobierno municipal del demérito de haber alcanzado niveles de desprolijidad e incompetencia impropios de un proyecto político que llegó al poder levantando la bandera de la transparencia en la administración pública como una de sus principales consignas.

 

El escándalo del sorteo de la rifa del Carnavalincoln 2019 sólo admite dos posibles interpretaciones, ninguna favorable al prestigio de la gestión de Salvador Serenal: o tiene funcionarios incapaces en los organismos locales encargados de organizar nuestra fiesta popular; o tiene funcionarios poco (por no decir “nada”) transparentes. No podemos, como representantes del pueblo de Lincoln, dejar pasar lo que ocurrió en nuestro municipio en las últimas semanas, un escándalo que nos avergüenza.

 

Luego de una semana de que comenzara el papelón del sorteo de la rifa del Carnaval, que inició con una desadjudicación de premios producto de un error de principiantes -en el mejor de los casos-, la cara visible de la Comisión organizadora -y, por lo tanto, el responsable principal de este bochorno que nos puso en ridículo ante nuestros vecinos- sigue empecinado en agravar la situación, ante la aparente mirada complaciente del intendente, en vez de esforzarse por encontrar una solución, aun cuando ésta dependiera de la necesidad de que dé un paso al costado.

 

¿Es incompetencia o falta de transparencia?

 

Anunciar a los ganadores del sorteo de la rifa, y un mes más tarde de la fecha del sorteo, descubrir que supuestamente hubo un error y entonces se los priva del beneficio que habían obtenido legítimamente. Repito, ¿es incompetencia o falta de transparencia?

 

Para el gobierno municipal, en cualquiera de los dos casos, significa enfrentarse a una realidad muy dura, pero alguien tiene que hacerse cargo. ¿O en esto también hay que buscar culpables en el pasado?

 

Para “desgracia” o desacierto (uno más) del responsable máximo de la rifa del Carnaval, se intentó enmendar la situación con un nuevo sorteo, entre todos los abonados que tenían la rifa paga al 4 de marzo y hubo sólo un adjudicado, que casualmente es el actual jefe de Compras de la Municipalidad. Por estas horas, aguardamos por novedades del tercer sorteo que se anunció, pero ni siquiera es necesario conocer el resultado para dar hecho que únicamente contribuirá a hacer todavía más grande un papelón que ya excede a la opinión pública de Lincoln.

 

La comunidad entera está viendo con indignación cómo nos toman el pelo a todos y parece que nadie es responsable. El Ejecutivo y la Comisión del Carnaval actúan como si se tratara sólo de un veredicto del azar, de un capricho de la fortuna. Pero, por el contrario, es una situación grave, que delata la incapacidad de los funcionarios, siendo generosos.

 

No quiero dejar el terreno fértil para las teorías conspirativas, ni forzar una interpretación tendenciosa, que pudiera lesionar todavía más la imagen ya de por sí maltrecha de las caras visibles detrás de este mamarracho. Junto a los vecinos queremos una explicación. Pero no cualquier explicación, sino una convincente, que esté a la altura de la responsabilidad que implica administrar los recursos -y, en este caso, las expectativas- de los ciudadanos linqueños.

 

En pocas palabras, solicitamos que demuestren en la justificación la pericia que no demostraron en la administración. Por eso, necesitamos el gesto político de que nos expliquen a todos y, al menos una vez, los encargados de velar por los intereses de nuestra comunidad se hagan cargo de sus torpezas cada día más recurrentes.

 

MARIELA ROLDAN CONCEJAL PJ-FPV

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias