miércoles 19 de junio de 2019 - Edición Nº2579
Infonoroeste » Nacionales » 8 jun 2019

Política

Massa quedó más cerca del kirchnerismo: ofertas y contraofertas del acuerdo

Sus bases empujan a un acuerdo con los K pero tiene cerca a dirigentes como Bossio o Graciela Camaño que quieren lo contrario. Piensan que dilapidaría el capital político que construyó desde 2013 y nunca volvería a gozar de verdadera confianza.


 

Al cabo de una semana de vértigo y tras una seguidilla de reuniones con el alto mando del Instituto Patria, Sergio Massa quedó más cerca de un acuerdo político con el frente kirchnerista, aunque en Cambiemos no dan por cerrada la negociación y aspiran a un último contacto con María Eugenia Vidal que termine por inclinar al líder renovador hacia ese sector.

 

Tanto en el massismo como en el kirchnerismo aceptan que Massa se reunió al menos dos veces en las últimas horas con Máximo Kirchner, que lleva ahora la conversación con el tigrense, de la que habría sido apartado el diputado Diego Bossio. Algunas fuentes admiten que pudo haber algún contacto con Cristina, aunque otros lo niegan con énfasis.

 

Lo cierto es que con ese esquema se avanzó en las negociaciones, al punto que Massa, que comenzó la semana mencionado como partícipe de un inminente entendimiento con María Eugenia Vidal, la cierra como protagonista de un arreglo avanzado con el kircherismo, cuyo frente no se llamará patriótico, porque ese nombre ya está registrado y, además, se parece al de la fuerza del filo nazi Alejandro Biondini.

 

Según pudo saber DIB, las conversaciones llegaron hasta ahora al intercambio de propuestas y contrapuestas. Massa pidió colar cuatro diputados nacionales bonaerenses en lugares "a salir", dos legisladores provinciales por cada sección del Conurbano y uno por cada uno de las del interior. Desde el kirchnerismo contra ofertan dos diputados nacionales y son vagos respecto a los bonaerenses.

 

Otro punto importante es la intendencia de Tigre: allí tiene decidido postularse Julio Zamora, el actual alcalde, que ya migró desde el massismo hacia el kirchnerismo, donde hasta protagonizó fotos con el candidato presidencial Alberto Fernández. Massa no quiere que ese sillón vuelva a quedar en las manos de su exaliado y pide que la candidata  sea Malena Galmarini, su esposa.

 

El propio rol de Massa no está claro. Algunas fuentes sostienen que él podría insistir en la posibilidad de protagonizar una interna contra los Fernández, pero otras dicen que podría declinar una candidatura propia. Desde el kirchnerismo presionan para que esté presente en las listas: quieren que encabece la lista de diputados nacionales, lo que facilitaría que sean tres, y no dos, los renovadores en esa lista.

 

Con esas cartas sobre la mesa oferta similar a la que le cursó Cambiemos en lo legislativo, aunque aquí se combina con la colectora para Vidal-, la negociación avanzó por el cierre no llegó y hay tensión. Circuló la versión de un anuncio el lunes, pero después se negó. Massa, por lo pronto viajará el domingo a Chubut, para acompañar a su  aliado el gobernador Mariano Arcioni en las elecciones.

 

Ante esa indefinición, en Cambiemos apuestan a un último contacto con Vidal, que el lunes por la noche estará regresando de su visita oficial a Colombia. Luego de los contactos que encabezó Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora buscaría rescatar el acuerdo, sobre la base de la buena relación política que mantiene con el renovador desde el inicio de su gobierno.

 

La oferta de la colectora combinada con el entramado legislativa estaría centrada en un argumento suplementario: que Massa, a quien sus bases empujan a un acuerdo con los K pero que tiene cerca a dirigentes como Bossio o Graciela Camaño que quieren lo contrario, dilapidaría el capital político que construyó desde 2013 si acepta pactar con el kicrhnerismo, donde nunca volvería a gozar de verdadera confianza.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias