sábado 05 de diciembre de 2020 - Edición Nº3114
Infonoroeste » Nota de opinión » 22 jun 2020

Opinión

Profetas del odio y la mentira

Escribe Enrique Minervino. Docente jubilado.


Hace unos días he leído por este medio una nota de opinión de un concejal de Juntos por el Cambio, quien se refirió al gobierno nacional y al kirchnerismo en particular,  con una serie de mentiras propias de quienes se limitan a repetir lo que otros formadores de opinión promueven desde sus usinas ideológicas y que se convierten en supuestas verdades por el solo hecho de esa repetición constante. Estas declaraciones son una muestra de lo que muchos expresan, justamente por esa multiplicación de falsas consignas elaboradas desde las entrañas del poder real.

Dice entre otras cosas el concejal que el kirchnerismo es antidemocrático y que utiliza métodos bélicos en sus procedimientos gubernamentales.  ¿A qué métodos bélicos se refiere?, ¿de qué formas cuasi democráticas habla? Los doce años de kirchnerismo fueron años de total respeto a la democracia a diferencia de los 4 años de macrismo que fueron los peores en ese sentido en este periodo de 37 años. O el concejal desconoce que el ex presidente Macri asumió procesado por espionaje y a los pocos días de asumido se cerraron todas sus causas apresuradamente?  O que días después quiso meter por decreto a dos jueces en la Corte Suprema, esa misma que Néstor Kirchner había prestigiado luego de la escandalosa Corte menemista? Eso para empezar nomas.

Macri y sus ministros, (“el mejor equipo de los últimos 50 años”) constituyeron el gobierno más antidemocrático del periodo que se inició en 1983. No por su origen legitimo a través del voto, sino por su accionar. Porque desde el Estado se montó una banda mafiosa que se dedicó al espionaje y la extorsión para borrar del mapa a los opositores políticos, apretar jueces y armar causas judiciales. Una verdadera asociación ilícita, solventada por los fondos del Estado, es decir por nuestros recursos.  

Junto al “monje negro” del gobierno, Marcos Peña, Macri también armó una “Mesa Judicial”, estructura anticonstitucional formada por el mismo ex presidente, el ex ministro de Justicia German Garavano, el ex secretario legal Pablo Clusellas, el ex presidente de Boca Juniors Daniel Angelici, el ex jefe de inteligencia Gustavo Arribas y “Pepín” Rodríguez Simón, todos operadores del gobierno en la  Justicia. Esta “mesa” era la que recibía la información de la banda de espionaje y determinaba que causas iban a armar y a quien se iba a perseguir. Una atrocidad.  

Los Macri boys, tenían en la mira no solo a los opositores políticos, sino también a empresarios, sindicalistas, intelectuales, periodistas y hasta a algunos integrantes del propio partido gobernante, por si osaban descarriarse.  El empresario contrabandista en los 90 y Presidente en 2015,  era el jefe de esta asociación ilícita que socavó las bases de la democracia y pulverizó el estado de derecho, transformando al gobierno de Cambiemos en una verdadera organización mafiosa. Estos si son procedimientos bélicos, llevados a cabo por quienes se apoderaron del Estado en 2015 y que tuvieron como rehén a la democracia durante estos 4 años.

La utilización de los Servicios de Inteligencia del Estado con fines de espionaje ilegales constituye un hecho sin precedentes desde la última dictadura cívico militar. Y lo hicieron desde el gobierno de Cambiemos como soporte de un entramado político, judicial y mediático que se encargó de perseguir a opositores, de los cuales Cristina Fernández de Kirchner era su principal objetivo. El espionaje se realizaba a través de la intrusión de correos electrónicos o de escuchas telefónicas que siempre a través de algún “anónimo”, caían en manos de los periodistas amigos, que formaban parte de la banda, y que por sus programas las difundían sin solución de continuidad. El caso de “Pirincho” (tal como lo llamaban) Majul es un ejemplo de esta obscena connivencia.

Para poder llevar adelante esta persecución, la derecha argentina de la cual el PRO y la UCR se han convertido en sus expresiones políticas, necesitaba de la estructura del Estado, de la complicidad de un grupo de jueces y fiscales que anidan en Comodoro Py, y de los medios, con el grupo Clarín y La Nación a la cabeza.  Seguramente son los medios a través de los cuales se informa el concejal para luego repetir como loro frases vacías de contenido, sin consistencia alguna y mentirosas. De ellas se valió Cambiemos en estos 4 años para construir el relato del peor gobierno desde que se instauró la democracia en 1983. El que permitió que se fugaran 86 mil millones de dólares en cuatro años, el que nos endeudó de manera escandalosa para financiar esa fuga, y el que convirtió al Estado en un sistema perverso para espiar, perseguir y extorsionar. Por nombrar solo algunas de las barbaridades que se cometieron.

Ese fue el gobierno que el concejal avaló. El que llevó adelante estos procedimientos antidemocráticos y antirrepublicanos. El que fue descaradamente encubierto por los medios, que solo se limitaron a hablar del “demonio” Cristina para no hablar de las tropelías cometidas. Son los mismos medios que ahora “militan” irresponsablemente la anticuarentena, incitando a todo el mundo a salir a la calle. Son los mismos medios que ahora lanzan su prédica a favor de los bandidos dueños de Vicentín, que le deben millones de pesos a la banca pública por créditos que jamás devolvieron y a la AFIP por evasión; que dejaron colgados a miles de productores y cooperativas en todo el país, y que fugaron al exterior las divisas robadas al pueblo argentino. Ah! me olvidaba un detalle. También hicieron su aporte de  $19.000.000 a la campaña de Macri en 2019. Para poder seguir con sus fechorías, claro está.

Estas consideraciones son solo algunas de las que debería referirme ante los puntos abordados por el edil cambiemita proveniente de la UCR, que si tuviera un poquito de los principios yrigoyenistas y alfonsinistas que los verdaderos radicales tenemos, debería indignarse por estas atrocidades cometidas por su alianza gobernante. Pero no. Prefiere repetir las consignas vacías y falsas que llevaron a instalar el desencuentro en la sociedad argentina. Parafraseando al concejal, digo desde aquí: Triste destino nos espera con quienes repiten una y otra vez esas mentiras  y que solo vuelan hacia adelante llevados por su desmedido odio.     

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias