domingo 18 de abril de 2021 - Edición Nº3248
Infonoroeste » Regionales » 4 oct 2020

Opinión

El Presidente debe asumir

Por Marcelo Elías.


El ministro de salud de la nación está aislado de la realidad, el ministro de salud de la provincia y su vice han entrado en modo silencio, después de “tirarnos” 3523 muertos sobre la mesa, lo eleva la cifra de fallecidos en el país a más de 20000.

El presidente ha decidido privarnos de sus largas conferencias pandémicas. Hemos quedado huérfanos de filminas, curvas, cuadros y gráficos que demostraban lo que todos sabemos “somos los mejores del mundo”.

Alberto criticaba, descalificaba gobiernos y sociedades de todas las latitudes, “ignorantes e insensibles”, que no seguían los lineamientos de nuestro gobierno y al equipo de científicos, que tampoco sabemos dónde está.

En tanto la cuarentena eterna sigue su curso en modo record mundial y el Covid-19 no se achata, no se aplana y no se retrae.

Podemos hacer muchas comparaciones con gobiernos utilizando diferentes parámetros, ver si estamos primeros, segundos o en el descenso, estaríamos cometiendo el mismo error del Presidente, pasaríamos de su triunfalismo irresponsable a la autoflagelación inútil.

Debemos tomar nota de la situación, revisar lo hecho y lo no hecho para enfrentar lo que tenemos por delante, puede ser muy largo, mucho más costoso en términos de salud, educación, economía, etc.

El gobierno tiene que reconstruir la relación con la sociedad, no puede descargar sobre ella todas las responsabilidades, los errores y los fracasos de la gestión. 

Evaluar la renuncia del ministro de salud de la nación es ineludible, modificar el equipo asesor del presidente es inevitable y corregir la política de comunicación es indispensable.

El presidente comenzó la etapa cuarentena con iniciativa, innovación, capacidad de persuasión y amplitud. Debe tratar de recuperar esas capacidades, para hacerlo deberá compartir una autocrítica con sus gobernados.

Con nuevo equipo, donde no pueden faltar especialistas en salud mental, educadores, matemáticos, historiadores y otros especialistas, debe asumir nuevamente el mando.

Él es el responsable máximo, en las buenas y en las malas, no puede seguir eludiendo su responsabilidad por razones de marketing o datos de sondeos de opinión.

De las decisiones que se tomen en el cortísimo plazo dependerá nuestro futuro, si acertamos podremos salir de ésta deriva. El Presidente debe asumir su responsabilidad.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias