lunes 19 de abril de 2021 - Edición Nº3249
Infonoroeste » Regionales » 5 dic 2020

Opinión

La máxima fantasía

Por Marcelo Elias. Columnista INFONOROESTE.


Máximo es un jóven, ya no tanto, con poca formación académica, tiene un discurso rudimentario con una dosis exagerada de ideologismo, prejuicios, resentimiento y demagogia.

El mal llamado impuesto a los ricos es una muestra, una mentira para destacar, primero por que grava bienes de capital productivos que nos son manifestaciones de riquezas, segundo porque depende el momento y el ámbito se promete asignarlo a cualquier fin que quede bien, el “aporte Solidario, dijo el hijo de la Vice presidente, servirá para comprar más vacunas”.  

La llamada ley de fuego otra perla del collar de máximas de Máximo. Ignora el código penal y atropella la propiedad privada, con un sesgo discursivo acusador, si te incendian el campo o se te incendia no dispondrás de él, al menos, por 30 años.

Su relación con la Ciudad de Buenos Aires refleja en su máximo esplendor esa suma de ideologismo, prejuicios, resentimiento y demagogia. Los jardines colgantes, los helechos iluminados, la ciudad opulenta, a la que supuestamente Macri “engordo” sacándoles a los pobres. Cabe recordar que los fondos que se le dieron a la ciudad junto con la transferencia de la Policía y toda la infraestructura no salieron de la masa coparticipable a las provincias.

Justo es señalar que en nombre del federalismo se “roba” a los porteños para darle a Kicillof y disciplinar otros gobernadores e intendentes.

La ciudad brinda seguridad a los porteños y todos los argentinos que van a trabajar a estudiar, curarse y pasear, entre otros bienes públicos que sus ciudadanos comparten con millones de habitantes del conurbano bonaerense.

La coparticipación de la ciudad vuelve a los guarismos previos a la transferencia de las funciones de seguridad, y sigue siendo, con la provincia de Bs. As. la más perjudicada en la distribución.

En todos los casos se plantea la dicotomía entre ricos y pobres, se fomenta el resentimiento y el prejuicio contra los ricos reales o supuestos, queda a salvo por trabajar para los pobres, su millonaria familia.

Igual para Máximo esta no es la discusión de fondo, como lo planteo en el debate parlamentario su preocupación es que los Jefes de Gobierno llegan a presidentes y los gobernadores bonaerenses no. Descubriendo la intencionalidad partidaria de la maniobra sita los ejemplos de la Rúa y Macri, como Jefes de Gobierno que llegaron a la presidencia.

También fueron dos los de origen santacruceño, de su familia para ser más específicos. Recordemos que sus padres presidentes administraron una época de precios altísimos de las materias primas, aumentaron la presión fiscal a niveles insostenibles y dejaron como herencia, más de un 30% de inflación anual, un déficit fiscal insostenible, default de la deuda externa, un Banco Central con reservas negativas y más de un 30% de pobreza.

También debería recordar Máximo que su padre puso de gobernador de Bs. As a un porteño como Scioli y su madre a otro como Kicillof. Y no cuento al actual presidente como porteño porque lo puso mama Cristina. Un ardid, un engaño, un candidato llamador para algunos ciudadanos, incluso de la capital, que de buena fe confiaron en que mejoraría el kirchnerismo.

Máximo juega con el capital de su madre, se hace bonaerense de ocasión integra las listas de la provincia, posiblemente tenga la fantasía de ser el primer gobernador que llegue a presidente. Mientras tanto vivimos una pesadilla, sin ahorro, sin capital, sin inversiones, con fuga de empresas y empresarios, cerrados al mundo no tenemos un horizonte de desarrollo.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias