miércoles 28 de julio de 2021 - Edición Nº3349
Infonoroeste » Regionales » 21 jul 2021

Educación

Padres Organizados de Lincoln y una protesta que pudo ser clave

El último lunes, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, confirmó que nueve distritos del interior bonaerense pasaron a Fase 3 y volverán a la presencialidad escolar


Durante el informe de la situación sanitaria de la provincia de Buenos Aires realizado el último lunes, el jefe de Gabinete Carlos Bianco confirmó que nueve distritos del interior bonaerense pasaron a Fase 3 y volverán a la presencialidad escolar. Se trata de Chacabuco, Junín, Leandro N. Alem, Lincoln, Lobería, Monte Hermoso, Pehuajó, Pellegrini y Suipacha.

Uno de estos municipios reviste una importancia especial por lo ocurrido días atrás y un hecho que tomó trascendencia nacional. Cuando el gobernador Axel Kicillof visitó Lincoln el pasado miércoles 14 de julio, fue recibido por una ruidosa protesta de padres que reclamaban el regreso a clases presenciales. Sin embargo, no sería una manifestación más.

Hasta el momento de la conferencia de prensa en Gobernación, Lincoln se encontraba en Fase 2, sin presencialidad escolar. A excepción de las primeras semanas del ciclo lectivo 2021, desde la irrupción de la pandemia el dictado de clases en el distrito se llevó a cabo de manera virtual, con las complejidades que ello implica. 

Con profunda incertidumbre respecto al futuro de sus hijos, a partir de agosto del año pasado un grupo de padres comenzó a organizarse, encolumnados detrás de un único reclamo: el retorno a la escuela con los respectivos protocolos sanitarios elaborados por las autoridades educativas. Una situación que se replicó en la mayoría de los distritos bonaerenses, tanto del AMBA como del interior.

La demora para que se oficialice la vueltas a las aulas, llevó a que más padres plantearan sus dudas respecto a la educación de los chicos y, además, el daño psicológico que esta decisión había provocado ellos.

Con preocupación, veían cómo sus hijos participan de actividades deportivas y recreativas en clubes y otros espacios, pero sin embargo se encontraban imposibilitados de ir al colegio.

Hasta que hubo un punto de inflexión. Sin respuestas, las inquietudes confluyeron un pacífico reclamo que tuvo lugar el pasado miércoles en Lincoln y que días después derivó en un cambio de estrategia oficial.

Fuera de la agenda de actividades que el Gobernador tenía prevista en la ciudad del noroeste bonaerense, Bianco recibió a un minúsculo grupo de madres, quienes les plantearon el verdadero drama que sus hijos estaban viviendo. En ese momento, el ministro coordinador las escuchó y dijo que analizarían la situación sanitaria y epidemiológica del municipio para evaluar futuras medidas.

Con la confirmación oficial, el regreso a la presencialidad en Lincoln se hará efectivo luego de las vacaciones de invierno. Pero la génesis de la vuelta a las aulas en el distrito de la Cuarta Sección puede hallarse en ese grupo madres que se volcó a las calles para clamar por el derecho a la educación de sus hijos.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias